El Poblet de Petrer: hacia su justo reconocimiento patrimonial (y II)

El Poblet de Petrer: hacia su justo reconocimiento patrimonial (y II)
Imagen de Vicente Olmos

Por: Boni Navarro y Fernando Tendero
En febrero de 1939 [cuando Negrín se instaló en la zona de Elda-Petrer, en la Posición Yuste] su gran objetivo era salvar vidas, evacuar a miles de responsables políticos, sindicales, militares republicanos desde los puertos mediterráneos y con los barcos de lo que quedaba de la flota, que estaban en Cartagena. Pretendía oponer una resistencia elástica que no sabemos si hubiera podido mantener. Sin embargo, Negrín actuaba sin conocer la estrategia de Franco, que deseaba provocar una implosión de la República desde dentro, a través del coronel Segismundo Casado. Mario Amorós (2014): 75 años después. Las claves de la Guerra Civil Española. Conversación con Ángel Viñas.

Como ya se expuso la semana pasada, la finca El Poblet, también conocida en clave militar como Posición Yuste, fue la última residencia del Gobierno de la II República en 1939 antes de marchar al exilio. Este importante acontecimiento de la historia de España ha motivado que desde hace años, tanto asociaciones como grupos políticos, hayan instado a la Generalitat Valenciana a tramitar la declaración de El Poblet como BIC (Bien de Interés Cultural) por ser ésta la figura de mayor protección y conservación patrimonial que posee el Estado según recoge la Ley 16/1985, de Patrimonio Histórico Español, y la Ley 4/1998, de Patrimonio Cultural Valenciano, con sus modificaciones posteriores.

El reconocimiento como BIC, también conlleva la visita a la finca al menos cuatro días al mes, lo que permitiría su conocimiento a la sociedad de un bien histórico al que actualmente no se puede acceder al público al ser propiedad privada. Siendo prioritario conseguir la protección, conservación y disfrute controlado de este sitio emblemático, también se debería de valorar la posible adquisición de la finca a través de las distintas formas legales existentes, contando con la necesaria participación económica de los organismos superiores encargados de velar por el patrimonio cultural como pueden ser la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, o el propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Este proceso de declaración de BIC para El Poblet es el que se ha solicitado a la administración competente desde hace casi diez años, ya que la primera solicitud fue presentada el día 12 de noviembre de 2008 por parte del Centre d’Estudis Locals del Vinalopó ante la Conselleria de Cultura. Desde ese momento, han sido numerosas las tramitaciones administrativas que se han llevado a cabo, pudiendo incluir en estas páginas algunas de las más representativas. Del ámbito regional se pasó al estatal, concretamente al Congreso de los Diputados, cuando el diputado por Izquierda Unida Gaspar Llamazares, con fecha 20 de enero de 2011, hizo una pregunta al Gobierno sobre las medidas que estaría dispuesto a adoptar para la recuperación de El Poblet.

La respuesta dada por el secretario de Estado de Asuntos Constitucionales y Parlamentarios fue que “el Ministerio de Cultura está abierto a estudiar la propuestas de colaboración con la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Petrer, habida cuenta de que su posible declaración como Bien de Interés Cultural es competencia autonómica”. Posteriormente el Pleno del Ayuntamiento de septiembre de 2011, por unanimidad, acordó sumarse a la petición de BIC ante la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte, siendo avalada la misma por la Comisión de Cultura y Educación al año siguiente. También el Consell Valencià de Cultura, tras girar visita a la finca, apoyó en el año 2014 su catalogación como BIC, al igual que el Pleno de la Diputación Provincial de Alicante ese mismo año.

Desde la Dirección General de Patrimonio Cultural se respondió que, en una primera valoración, por sus características se debería de considerar más su protección como Bien de Relevancia Local que como Bien de Interés Cultural, pero que se estudiará desde una perspectiva más amplia en relación con los otros elementos patrimoniales de este periodo y que efectivamente “pueda resultar el inmueble de mayor relevancia en relación a la Guerra Civil en todo el ámbito territorial de la Comunidad Valenciana”. Mientras se tramita este ya largo proceso, desde el Ayuntamiento se siguen dando pasos para conseguir aumentar su protección tal y como se recomendaba desde la Dirección General de Patrimonio Cultural.

Así, en el año 2016 se modificó la categoría que tenía la finca por la de Bien de Relevancia Local (BRL) a la espera de poder alcanzar pronto la calificación Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Sitio Histórico que es lo que en justicia consideramos que se merece El Poblet. La indudable importancia histórica que tuvo este enclave en los últimos días de la guerra, unido al interés que muestran numerosas personas por conocer este periodo histórico, favorecen que se pueda activar el proyecto de turismo cultural encargado en su día por la Mancomunidad del Valle del Vinalopó a la Universidad de Alicante, y que abarcaría no solo El Poblet, sino diferentes lugares de Elda y Monóvar vinculados a los momentos finales de la guerra, cuyo recuerdo y significación histórica debe tener su justo reconocimiento patrimonial como BIC.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios