Un edificio con mucha historia: LA ERMITA DE SAN BONIFACIO, MÁRTIR

Un edificio con mucha historia:  LA ERMITA DE SAN BONIFACIO, MÁRTIR

Imagina que te preguntamos que nos digas tres monumentos de Petrer. Seguro que te han venido a la mente el castillo, la iglesia de San Bartolomé, las ermitas o el acueducto de San Rafael, pues son los más visibles y emblemáticos de nuestro patrimonio cultural inmueble.

Aprovechando que se acercan las Fiestas de Moros y Cristianos en honor a San Bonifacio, Mártir, vamos a dar unas pinceladas a la historia de la ermita que acoge al santo y que será visitada por cientos de vecinos y vecinas en los próximos días. Antes de explicar por qué se construyó este edificio religioso, vamos a realizar un breve recorrido por los años previos en la villa de Petrer en los que hubo cambios muy profundos.

En el año 1609 se produjo uno de los episodios más oscuros de la historia de España: la expulsión de los moriscos (o cristianos nuevos) en la que la población de Petrer se redujo drásticamente, pasando de tener censadas alrededor de 200 familias a tener 7 de cristianos viejos.

Tras este hecho, en 1611 el conde de Elda favoreció la repoblación de nuestra villa con nuevos vecinos y vecinas de religión católica procedentes de poblaciones cercanas y que trajeron consigo nuevas tradiciones, que son el germen de nuestra sociedad actual.

Con una nueva, aunque reducida población, la cristianización no se hizo esperar. El 28 de junio 1614, el obispo de Orihuela, Fray Andrés de Balaguer, decreta y declara día de fiesta el de San Bonifacio, Mártir, pues así se recoge en su Libro de la Visita, generando una tradición que ha llegado hasta nuestros días.

En las siguientes décadas comienza a promoverse la construcción de la ermita en honor al santo iniciándose las obras en 1634, quedando terminada en apenas un mes. Unos cuantos años después, en 1640, se bendijo la campana del edificio que no es la misma que se conserva en la actualidad, ya que la actual es del año 1941.

Con el paso del tiempo se decidió ennoblecer el templo acorde con los gustos arquitectónicos del momento y se amplió, siendo en el primer tercio del siglo XVIII cuando se construyó el crucero tal y como lo vemos en la actualidad. Desde su construcción, las características de la ermita han ido cambiando, aunque siempre han contado con las celebraciones religiosas y, desde hace muchas décadas, es uno de los epicentros de nuestra Fiesta de Moros y Cristianos.

El templo acoge la talla del santo, esculpida por el artista villenero, Antonio Navarro Santafé en 1941, y a lo largo de los últimos siglos han llegado varias reliquias de San Bonifacio a la ermita de las cuales unas se conservan y otras no, pudiendo destacar la tibia localizada en el año 2010 en la Concatedral de San Nicolás de Alicante por Mari Carmen Rico, Cronista de Petrer, y Sabina Asins, investigadora del CSIC, que han ido desapareciendo y siendo posteriormente sustituidas.

La ermita tiene una planta en forma de cruz latina y que se compone de iglesia, sacristía, trastero y casa de la ermitaña. La iglesia tiene una nave central, ábside y capillas laterales y una cúpula gallonada sobre pechina, de la que destaca su emblemática cúpula de color azul gracias a las tejas curvas vidriadas. Algunas vecinas y vecinos de Petrer todavía recordarán el cuartel de la Guardia Civil junto a la ermita, construido a finales del siglo XIX y en uso hasta la década de los 60.

La tradición oral cuenta que el cuartel previamente fue un convento de la orden de los Trinitarios, aunque solo tenemos constancia de que en el año 1828 el obispo de la Diócesis de Orihuela pasó una noche en un edificio junto a la ermita. ¿Podría ser el convento?

A modo de curiosidad podemos indicar que en una reforma que se realizó en el altar mayor de la ermita a comienzos de la década de los 90, la arqueóloga, Concha Navarro Poveda, realizó una excavación en ese mismo lugar y encontró, junto a otras piezas, una lámpara votiva de bronce de finales del siglo XIX y principios del XX que se ha expuesto en una vitrina del Museu Dámaso Navarro y en la exposición “Petrer. Arqueología y Museo” en el MARQ de Alicante.


PARA SABER MÁS: Puedes consultar nuestra Wikipetrer en la que aparecen las referencias bibliográficas más actuales que hemos empleado para redactar el presente artículo.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios