El hocete o falçó para la vendimia

El hocete o falçó para la vendimia

Las poblaciones que han basado su economía en la agricultura tradicional, la heredada del mundo romano con cultivos de cereales, olivo y uva, han considerado el mes de septiembre como el de la vendimia, ya que es en este mes cuando se centra la recolección de los racimos con los que elaborar el vino.

El Petrer anterior al desarrollo industrial, el agrícola y alfarero, ha sido históricamente una tierra donde se ha cultivado la uva para la obtención del preciado caldo. Y en la actualidad se sigue cultivando y vendimiando con herramientas y maquinaria adaptadas a los nuevos tiempos aunque manteniendo el procedimiento secular desde la recolección de los racimos hasta su embotellado para su venta y consumo, pasando por todos los pasos intermedios necesarios que permiten transformar el grano de uva en gotas de vino.

Tras esta pequeña presentación que nos sitúa en el ámbito agrícola de la vendimia, nos vamos a centrar en una sencilla herramienta que tenemos en la colección etnográfica del Museo Dámaso Navarro, concretamente en la sala de agricultura de las Casas-cueva de la muralla.

Este instrumento se ha denominado, y se denomina, de varias formas: hocete, falçó, hocino, podall, tranchete o veremall dependiendo de las áreas geográficas donde se utiliza. La descripción del mismo es la de una pieza formada por un mango de madera en el que se inserta una hoja de hierro de pequeño tamaño y curvada al interior. Está afilada en su parte cóncava y su función es, entre otras, la de cortar los racimos de uva durante la vendimia.

Se puede afirmar que ya desde la cultura ibérica (siglos VI-I a. C.) las herramientas empleadas para las labores agrícolas han sido muy semejantes a las utilizadas en la actualidad, siendo perpetuadas por los agricultores romanos, musulmanes y cristianos hasta la llegada de la mecanización del campo, y aun así, todavía se emplean. En el poblado ibérico como la Bastida de Les Alcuses (Moixent), se recuperaron en excavaciones arqueológicas varias piezas como una azada, una hoz o un podón entre otras.

Durante el imperio romano, en Petrer existieron varias villas rurales como Villa Petraria y Caprala, de las que sabemos que tuvieron una importante actividad agricola basada en la tríada mediterránea: vino, aceite y cereal.

Además Villa Petraria contó con la producción de material de construcción que se producía en los hornos localizados en la calle La Fuente y cuyas piezas se distribuirían por las poblaciones y villas del entorno. La herramienta empleada para la vendimia era la denominada “falx vinitoria”, cuya forma y utilidad ha quedado perpetuada en nuestros hocetes.

PARA SABER MÁS
Para más información puedes visitar el blog Domus romana en el que te informan de todo lo relacionado con la vendimia y el mundo de la vid. https://domus-romana.blogspot.com/2017/09/vinalia-vendimia-y-fiestas-del-vino-en.html

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios