Año nuevo, ciudad nueva

Año nuevo, ciudad nueva

El comienzo del año representa una oportunidad para mejorar y seguir creciendo. Nos apuntamos al gimnasio para comenzar a ser más activos. Planificamos hacerle un favor a nuestra salud y dejar de fumar o seguir una dieta más sana. Nos proponemos estudiar un nuevo idioma o nos apuntamos a clases de guitarra para adquirir nuevos aprendizajes. Buenos propósitos que pueden quedarse en un intento fallido o que, por el contrario, pueden constituir el inicio de una etapa llena de excitantes vivencias.

Pero ¿por qué no llevar estas transformaciones más allá de lo personal? ¿Por qué no plantearnos nuevos deseos y propósitos para nuestra comunidad, para Petrer? De acuerdo con el objetivo número 11 propuesto por Naciones Unidas en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con los que la institución quiere impulsar cambios para que nuestro planeta sea más verde, equitativo y democrático, “se necesita mejorar la planificación y la gestión urbana para que los espacios urbanos del mundo sean más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles”. Esto pasa por mejorar aspectos como, por ejemplo, la movilidad urbana, la gestión de los residuos o el cuidado del patrimonio cultural y natural.

En fin, por crear ciudades más inclusivas y sanas medioambientalmente donde todos y todas nos sintamos integrados y libres para participar y construir nuestro destino común. Pero no solo eso. Para cumplir el objetivo de Naciones Unidas debemos implicarnos para crear más espacios de encuentro y acogida tanto para otros seres humanos, independientemente de sus lugares de origen o sus características personales, sociales o económicas, como para otros seres vivos. Instalar comederos en nuestras terrazas para hacer más llevadera la travesía de las aves autóctonas o migrantes, ayudar a perros y gatos abandonados a encontrar un hogar como casa de acogida, aminorar la velocidad de nuestros coches y no distraernos ante el volante para evitar atropellos o unirnos a un grupo de voluntariado para aprender a cuidar a nuestros vecinos felinos y hacer más habitables sus colonias son pequeños gestos que podemos poner en marcha en el 2019.

Porque está claro que el cambio empieza por uno/a mismo/a, pero es mucho más satisfactorio cuando compartimos nuestros buenos propósitos con nuestra comunidad humana, animal y vegetal.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios