15 años de la guerra en Irak

15 años de la guerra en Irak

 TEXTO DE PABLO NAVARRO Y PACO MÁÑEZ LEÍDO DESDE EL BALCÓN DEL AYUNTAMIENTO AL PUEBLO DE PETRER HACE 15 AÑOS EN LA MANIFESTACIÓN POR LA PAZ Y CONTRA LA GUERRA DE IRAK

Cerca de los albores del siglo XXI, cuando parecía que los hombres empezaban a considerarse habitantes de un mismo planeta y,por tanto, hermanos, cuando muros y fronteras parecían diluirse, cuando empezamos a tener conciencia de que nuestro planeta necesita mimos y cuidados, cuando la lucha era conseguir un mundo mejor y más habitable…. estamos hoy, otra vez inquietos, tristes y descorazonados.

Cerca de los albores de un milenio, los hombres de este planeta turban el porvenir de la sociedad como han hecho siempre, construyendo sobre las cenizas de los inocentes, campos verdes y frondosos, Construyendo con la sangre derramada un futuro sembrado de odio u incomprensión. Hoy aquí, juntos, elevamos una plegaria al viento, apelamos a la humanidad, formulamos un ruego al espacio terrenal.Hoy, aquí, proclamamos nuevamente un deseo. Deseo de paz. Deseo de prosperidad. Deseo de un futuro para los hijos de este planeta.

Hoy, aquí, reafirmamos que la paz no es posible luchando, aplastando, pisoteando, matando… todavía hay tiempo, todavía es posible apelar al sentido común, todavía es necesario decir, una vez más, que queremos la paz. Que la Paz es la utopía de la humanidad y hacia ella debemos caminar. Ante la nueva encrucijada bélica que se abate sobre el mundo, y conscientes de que la utilización del armamento moderno podría acarrear consecuencias impensables a millones de seres humanos e incluso a nuestro planeta. Desde aquí, proclamamos a los cuatro vientos, la bandera inmaculada de la paz. Proclamamos la alternativa de la paz como premisa básica para la solución de los conflictos del planeta.

Deseamos y exhortamos la paz, como tarea suprema del hombre civilizado que ha sabido alcanzar cotas de bienestar y desarrollo en buena parte del mundo. Exhortamos y deseamos la paz, porque sin ella los bienes sagrados del hombre, la ciencia, la cultura, las artes y ¡el derecho a la vida! no pueden desarrollarse plenamente, devolviéndonos al más puro canibalismo! Proclamamos la paz y la armonía entre los seres humanos, porque todavía nos queda esperanza e ilusión para seguir trabajando por un mundo equilibrado, donde no tenga cabida el fantasma atroz de la guerra, donde las únicas armas sean nuestras herramientas de trabajo. No queremos la paz de los cementerios llenos, ni mucho menos la de un planeta muerto.

Queremos que la cordura se imponga a la intolerancia. Que la justicia se imponga a la injusticia. Y que la paz se imponga a la guerra. Queremos fervientemente vivir en paz, porque cada vez que hay una guerra, supone un fracaso de la sociedad, supone la negación de los valores del hombre, supone un paso atrás, hacia la caverna. Negamos la alternativa de la guerra como solución, por no ser propia de una sociedad racional y solidaria. No queremos la guerra, proclamando rotundamente, desde aquí, la paz y la justicia con el anhelo de que los hombres sean hermanos unos de otros, Norte y Sur, Este y Oeste, unidos en una tarea común, la Paz.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios