Setas de primavera, las grandes desconocidas

Setas de primavera, las grandes desconocidas

Las setas de primavera no son muy conocidas pero sí muy apreciadas y de una excelente calidad. En este época podemos encontrar marzuelos, colmenillas, senderuelas, seta de San Jordi, boletus y seta de cardo, entre otras

El marzuelo es de las setas más tempranas, tiene un sombrero de hasta unos 10cm de diámetro, de forma irregular, bulboso y grueso curvándose hacia arriba, su pie es corto, grueso y cilíndrico y su color varía del blanco en ejemplares jóvenes a gris o negruzcos en los maduros.

La colmenilla está formada por un tronco blanquinoso y vacío que sostiene un sombrero en forma esférica, redondeada u ovoide, entre 6 y 10cm de ancho de color paja rosado o miel, con una forma muy característica semejante a un avispero. Las senderuelas tienen una forma curiosa de aparecer ya que lo hace en forma de senderos o herradura. Esta seta tiene un sombrero que varía entre los 1 y 5cm de diámetro, acampanado, con un pequeño mamelón, de color avellana o cremoso y con un pie estrecho y muy fibroso de 3 a 6cm de largo.

La seta de San Jordi está considerada como la reina de la primavera, siendo la más buscada y deseada, de ahí que su precio en el mercado se dispare. Este hondo tiene un sombrero carnoso, entre 4 y 15cm de diámetro, de color blanco o crema y sus láminas apretadas, estrechas y escotadas de color blanco como su tronco que, además, es robusto.

El sombrero del boletus, considerado el rey de las setas, tiene un diámetro entre 6 y 30cm, con una cutícula de color marrón rojizo mientras que su pie es de marrón claro y muy grueso, superando en ocasiones el diámetro del sombrero.

El gillet o seta de cardo es un hongo con un sombrero globoso, después convexo y finalmente flexible, que puede medir hasta 25cm de diámetro, liso o finamente escamado, blanco pero que amarillece cuando envejece, adoptando incluso tonos ocres. Su pie es cilíndrico, grueso y macizo con un anillo grande, doble y dentado. Siempre tenemos que tener presente que a la hora de salir a buscar setas, al tratarse de una actividad al aire libre, se debe de ir bien equipado, con ropa adecuada, botas de montaña, una cesta y una navaja.

Además, no podemos olvidar que en el momento de recolectar las setas, tras comprobar y asegurarse de que se trata de una variedad comestible, se debe de cortar con una navaja por su base, a ras de suelo, y no arrancarla, y depositarlas en una cesta de mimbre o castaño para dejar caer las esporas y de esta forma favorecer la proliferación de más setas.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios