Agua para todos

Agua para todos

R. Guillén / Durante muchos años (siglos) el agua de la Mina de Puça que salía caballera -sin necesidad de molinetas ni motores- fue capaz de mover siete molinos, alimentar la Bassa Fonda y de allí regar las abundantes huertas de las partidas de la Canal, el Campet, el Guirney y L´Almafrá. Incluso los sobrantes hicieron crecer mucha vegetación y dar nombre a la partida rural del Riu. La perforación realizada en el año 1966 y posterior sobreexplotación del pozo del Esquinal secó el abundante manantial.

Como consecuencia de ello se produjo un grave conflicto que duró años entre la Comunidad de Regantes, la Cooperativa Sindical de Regantes y el Ayuntamiento. Unas generosas lluvias acaecidas en el año 1987 hicieron que brotara de nuevo pero los intereses de la asociación de regantes que vendieron de manera indiscriminada el preciado líquido que se extraía cada vez a más profundidad agotaron nuevamente la Mina.

La Comunidad de Regantes del Esquinal da servicio a poco más de ochocientos usuarios situados principalmente en las partidas rurales de Puça, Pepiosa y L´Almadrava. La negativa hace unos años de la Comunidad de Vecinos de la partida de Aiguarrius, propietaria de un buen tramo de canalización, a que el caudal procedente del Esquinal desaguara, a cambio de unos importantes ingresos, en los depósitos de Aguas de Alicante para su comercialización, atajó la sobreexplotación.

Esa drástica medida provocó que el gran lago subterráneo de 13 kilómetros cuadrados se llenase otra vez y comenzase a rebosar de nuevo hace aproximadamente un lustro. El caudal de la Mina de Puça es totalmente gratuito y el mantenimiento de la canalización prácticamente también. Se trata de un bien municipal que muchas poblaciones quisieran tener y que aquí, inexplicablemente y paradójicamente, se pierde en su totalidad sin aprovechamiento alguno.

Da pena ver la balsa de Cuatro Vientos totalmente vacía cuando a doscientos metros pasa un gran caudal de agua. Incluso en el supuesto -poco probable ya porque se ha evitado la extracción excesiva- de que el nacimiento del acuífero se agotara, el Ayuntamiento tiene derecho de manera gratuita a 430 m3 diarios del pozo del Esquinal. Los jardines y zonas verdes de la población se riegan con agua clorada, una barbaridad desde todos los puntos de vista.

Ocurre lo mismo con muchas parcelas de la antigua huerta (Almafrá) que se alimentan del agua procedente del pequeño lago del Parc 9 d´Octubre. Los estudios llevados a cabo por técnicos especializados señalan que la Mina de Puça constituye una especie de aliviadero del gran depósito subterráneo existente bajo la Serra del Cavall y sus inmediaciones. Esta circunstancia provoca que el caudal que sale dependa de las lluvias generalizadas y no solamente de la pluviometría que se produce en el territorio petrerense.

El agua que mana ahora es tal que la canalización es incapaz de absorberla toda y se escapa a borbotones por las arquetas situadas casi en la bocamina. Como es lógico, en periodos de pocas precipitaciones el caudal disminuye. Se estima que el gran “depósito” subterráneo tiene una capacidad de almacenaje entre 25 y 30 hectómetros cúbicos y que su recarga natural es de un hectómetro cúbico al año.

Un ejemplo comparativo: el pantano de Amadorio situado en La Vila Joiosa puede almacenar 16 hectómetros cúbicos, el de Guadalets 13 y el de Beniarrés 27, una cantidad similar al que tenemos en el subsuelo de Petrer. Si no se produce una extracción excesiva del Esquinal, el agua de la Mina de Puça puede dar servicio y contentar también a todos. Hay y dicen que habrá agua para regantes, servicios municipales y amantes de la naturaleza que quieren disfrutar del especial ecosistema en el que se ha convertido el Barranc Fort y buena parte de la principal rambla petrerense. En definitiva: para los servicios públicos del pueblo, para los regantes y también para los ecologistas y defensores del medio ambiente. Bien es verdad que será variable y estará en función de las precipitaciones de nuestro entorno.


AGUA A BORBOTONES
Luis Villaplana Payá, es un enamorado de la naturaleza, se ha recorrido estos días prácticamente todos los nacimientos de nuestro término municipal y los ha documentado con imágenes y algunos datos.

Al margen de la mina de Puça, ha comprobado que la mina de la Bienvenida, situada muy cerca de la que nos ocupa en la parte baja de la Gurrama ha vuelto a brotar. Sus aguas alimentaban la balsa de Cuatro Vientos poco después de vadear la rambla por el cauce de la Canal de Ferro.

Muy cerca del nacimiento de Caprala, por la rambla, vuelve a discurrir el preciado líquido y lo mismo ocurre en el Rincón Bello. Por el canalillo que va hasta la pared del Pantanet y después a la Gurrama pasa la misma de siempre. Sin embargo, por la mitad de la pared del antiguo pantano sale a borbotones. Este hecho delata que el subsuelo de los bancales que se “apoderaron” del lugar donde se almacenaba hace siglos el agua está lleno. Es tal la cantidad que sale que la rambla de roca se ha convertido en río y sirve de afluente de la de Puça.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios

Lo más leido del blog

Redes sociales

  • img

    me gusta

  • img

    seguidores