Las Barrancadas

Las Barrancadas

Por: Juan Manuel Maestre Carbonell

Tal vez sea por su situación, en un extremo del valle de Elda, o por las dificultades que presentan sus intrincados barrancos, esta montaña es una gran desconocida y, sin embargo, recorrerla es una de las excursiones más sencillas y placenteras que pueden hacerse en la zona. De la mano del reconocido alpinista y escritor Juan Manuel Maestre Carbonell, recorremos este sendero que va ganando altura sin excesivas brusquedades hasta coronar la cuerda de la montaña, para transcurrir luego por ella sin posibilidad de perderse hasta ganar la cima.

Desde el puerto de La Torreta seguiremos en dirección a Sax, pero en la primera curva tomaremos el camino asfaltado a la izquierda que entre casas de campo cruza una pequeña rambla y remonta la Cuesta Bodega, en dirección a las casas de Camara, situadas en la zona de la umbría. En sus inmediaciones podemos dejar el vehículo y emprender desde allí la excursión, aunque si se prefiere podemos continuar con el coche por el camino en dirección de la sierra, ahorrándonos la pequeña caminata, de unos dos kilómetros, hasta el collado de Toscana, donde un poste indica los caminos a Elda o Salinas.

Situados en el cruce Elda/Salinas, veremos al frente un cable que impide el paso a los coches. También un cartel de “Coto de Caza”, y otro de “Prohibido el Paso”, al que no haremos ningún caso, ya que puede estar acotado para la caza, pero no se puede prohibir el tránsito. Al cabo de un corto trecho, el desdibujado camino se interna entre unos pinos y se dirige a unos bancales próximos, ya en el linde con el monte.

El camino se va estrechando y se convierte en senda al alcanzar la zona de cultivo colindante a la ladera, momento en el que se inicia el sendero sobre una zona rocosa que impide la franqueza de la ruta, pero una mínima atención servirá para seguirla, sin mayor problema, zigzagueante en busca del vértice de una loma bien definida. El sendero corona la primera elevación y continúa ganando altura por las sucesivas, siguiendo siempre dirección SO. En todo momento disfrutaremos de las estupendas vistas que nos proporcionan la laguna de Salinas, la cercana montaña del Alto Don Pedro y la Sierra de Salinas, situada inmediatamente detrás de esta.

Algo más alejada se divisa la Sierra de Cabreras que, aun empequeñecida por la distancia, destaca sus formidables defensas de altas paredes calcáreas que rodean la puntiaguda cima. Más a lo lejos vemos el resto de montañas situadas a la derecha de nuestra marcha, mientras que, por el lado contrario veremos cercana la población de Monóvar y los sucesivos relieves que cierran el horizonte hacia el Mediterráneo.

Vamos dejando a nuestras espaldas las ciudades de Elda y de Petrer, enmarcadas por Camara, en una bella y nueva panorámica que nos muestra todo el término municipal eldense y también, en el horizonte, el sistema montañoso que separa el término de Petrer de la Hoya de Castalla. La senda no tiene pérdida, ni posibilidad de error al ser sólo una, e ir recorriendo las sucesivas oleadas de lomas, invariablemente seguidas de barrancos de tupida vegetación, siempre orientados hacia la solana, que culminan en imperceptibles collados entre picos con una gran similitud en su forma, como olas de un mar petrificado.

Poco a poco y siempre muy cómodamente, el sendero tiende a transcurrir por la vertiente de la umbría para retornar siempre al cordal cimero. El largo trecho a recorrer nos sorprenderá por su extensión, y por la sencillez y rapidez con la que se va alejando a nuestras espaldas la mole de Camara. Al tiempo, la senda sale por última vez de la zona de umbría y desciende ligeramente sobre un pequeño rellano dejando a la izquierda el Alt de la Bola o “Mojón de los Tres Términos”; punto en el que divisamos al frente y en lo alto, el cono cilíndrico superior del vértice geodésico que señala el punto culminante de la montaña.

Todavía daremos un corto y algo más incómodo rodeo por la parte de la umbría, dejando la cima inmediatamente sobre nuestras cabezas hasta que la senda, de inferior trazado, se decide a encarar la pendiente por una pequeña falla entre las paredes de roca, y coronar la cuerda cimera donde giramos en redondo, cambiando nuestro sentido de marcha, para acceder a la cumbre tras una breve subida. Algo más de tres horas de cómoda caminata serán necesarias para cubrir todo el recorrido de ida y vuelta desde el collado, y un poco más si partimos desde las casas de Camara. El regreso recomiendo que sea por el mismo sendero pues, si bien la montaña no presenta dificultades para subir o bajar por ella, la inexistencia de senderos francos es lo que aconseja.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios

Lo más leido del blog

Redes sociales

  • img

    me gusta

  • img

    seguidores