Prensa para rellenar cartuchos de caza

Prensa para rellenar cartuchos de caza

Por: JAUME PÉREZ ALCARAZ
Esta semana la sección “Aprén del passat” recupera la parte etnológica de la colección que alberga el museo a partir de uno de los objetos que, quizás para muchos, ha pasado inadvertido en la exposición etnológica de las casas-cueva de la muralla: la prensa para rellenar cartuchos de caza.

Desde que en 2009 se inaugurara la exposición etnológica de las casas-cueva han sido muchas las donaciones de piezas de vecinos y vecinas de Petrer, tal fue el caso del objeto en cuestión. Esta exclusiva pieza fue donada por Luis Pérez Reig cuando, tras visitar con unos familiares el castillo y las casas-cueva, quedó gratamente sorprendido por el montaje museográfico y comprobó que había una sección dedicada a la caza.

Por ello, decidió ceder desinteresadamente al museo unas antiguas máquinas para rellenar cartuchos, así como algunos cartuchos de caza sin utilizar. La pieza que presentamos esta semana es una prensa para rellenar cartuchos de escopeta. Se trata de una herramienta de mediados del siglo XX, de madera y metal, que servía para precintar y cerrar los cartuchos de caza. Una pieza única y singular que podemos encontrar en las casas-cueva de la muralla en la sección de caza, situada entre la sala dedicada al trabajo del zapatero y la sala de agricultura.

Pero, ¿qué importancia tuvo la caza en el término municipal de Petrer? La caza ha servido, desde tiempo inmemorial, como un trabajo necesario para la supervivencia del hombre. Sin embargo, con el paso de los años, pasó a considerarse una actividad de ocio y deporte, dirigada a un sector de la sociedad, distinguido por la comodidad y la ociosidad. Por tanto, una actividad elitista, donde el aspecto económico y social tenía mucho que decir. Hay dos tipos de caza: la mayor y la menor.

La mayor toma el nombre de animales grandes como el ciervo, el jabalí, etc., para los que se usan el fusil o la escopeta. Se practica en grupo acechando a la presa o en solitario, bien esperando, bien caminando. Para la caza menor, es decir, la de conejos, liebres y animales de pluma, hay también diferentes modalidades que van desde la espera junto a un solo perro, a la aplicación de redes con reclamos. El perro es quien detecta la pieza y la cobra. Para cada modalidad de caza existe una raza de perro propicia, aunque en la Comunidad Valenciana suele ser el podenco.

Hasta 1952, en Petrer la pieza más cazada siempre había sido el conejo, sin embargo, aparecieron los primeros brotes de mixomatosis -enfermedad que mermó la población- obligando a cazar perdiz roja. Con el proceso de industrialización y el consecuente abandono de la agricultura se perdió en parte la práctica de la caza, por lo que se creó la Sociedad de Cazadores La Unión al finalizar la guerra civil, que es propietaria de dos cotos privados: La Sierra del Caballo y El Calafate.

Desde estas líneas queremos agradecer a Luis Pérez Reig la donación de las piezas y a todas aquellas personas que han colaborado desinteresadamente con él. Además, recordamos a todos los vecinos de Petrer que el Museo Dámaso Navarro está abierto a recibir donaciones de objetos de valor histórico, pero también representativo de la vida cotidiana de nuestra villa.  

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios