Arqueología urbana en Petrer

Arqueología urbana en Petrer

Por: JAUME PÉREZ ALCARAZ

La Ley de Patrimonio 4/1998 promulgada por la actual Consellería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, junto con todas las modificaciones posteriores, tiene entre sus muchos objetivos la protección de los centros históricos de cualquier población y ciudad de la Comunidad Valenciana que, previamente, han sido incluidos dentro un área protegida. Esto ocurre con el centro histórico de Petrer el cual está recogido como área protegida en el Plan General del Término Municipal de Petrer de 1997 -en el plano podemos observar su perímetro-. Por ello, en caso de realizar cualquier obra que suponga una alteración del subsuelo en dicha zona, se debe de realizar una intervención arqueológica.


En Petrer, en las últimas décadas, se han llevado a cabo numerosas intervenciones en el centro histórico, unas con resultados de gran relevancia y otras en las que no se han recuperado restos. No obstante, todo proyecto arqueológico en el área urbana de nuestra villa, con hallazgos o sin ellos, son de gran valor, sobre todo para conocer, por ejemplo, el emplazamiento urbano de las diversas épocas históricas de Petrer, como pueden ser Villa Petraria o el Petrer musulmán, Bitrir.

 Para una mejor explicación de estos proyectos hay algunos ejemplos de intervenciones arqueológicas urbanas realizadas en Petrer reconocidas para muchos y desconocidas para otros tantos, tanto en suelo público como privado. Algunas de estas actuaciones en el centro histórico han sido las siguientes: Una de las más recientes fue la de la calle Almas. Con el objetivo de construir una pequeña plaza en esta calle, se realizaron 12 sondeos distribuidos a lo largo de la superficie del solar.

La intervención de los sondeos tenía como pretensión la localización de estructuras o estratos arqueológicos, además del conocimiento de la evolución histórica de este espacio urbano. Se pudo constatar que para la construcción de las estructuras de vivienda en época moderna o contemporánea se procedió al aterrazamiento y generación de una plataforma estable y horizontal para la buena consecución del proceso urbanizador. Otra que supuso una intervención arqueológica fue la reurbanización de la calle Cura Bartolomé Muñoz en la que se renovó las antiguas instalaciones de alcantarillado, luz y abastacimiento de agua.

El equipo del museo llevó a cabo un seguimiento de obra, obteniendo resultados de escaso valor arqueológico, aunque sí se constató parte de los cimientos de las edificaciones que bloqueaban el acceso directo de la plaça de Baix y la plaça de Dalt hasta que fueron derribadas a finales de la década de los sesenta y principios de los setenta. La siguiente, y probablemente de mayor relevancia, fue la realizada en la calle La Fuente. Con el propósito de construir un edificio en los terrenos que comprendían las calles La Fuente y Julio Tortosa, en el año 2007, se llevó a cabo una intervención arqueológica. De ella obtuvimos extraordinarios resultados al descubrir por debajo de los estratos medievales el barrio artesanal de época romana de Villa Petraria.

El hallazago comprendió un conjunto de cuatro hornos que estarían dedicados a la elaboración de material de construcción, junto con estructuras de muros pertenecientes a algún tipo de vivienda. De época romana también encontramos el vertedero de Villa Petraria, ubicado en la calle Luis Chorro. Aunque fuera del área protegida, la aparición de restos arqueológicos obligó a paralizar las obras y realizar una intervención arqueológica apareciendo seis basureros de época romana con numerosos fragmentos cerámicos que nos indicaban su funcionamiento entre los siglo V-VI d.C. Por último, en la Plaça de Dalt, entre mayo y junio del año 2004 se llevó a cabo una excavación arqueológica en un solar ubicado en la plaça de Dalt, nº 7, esquina con la calle Cura Bartolomé Muñoz.

La intervención estuvo motivada por la construcción de un edificio de nueva planta con sótano en dicha parcela. La importancia de los hallazgos comprende en el hecho de que pudimos conocer y, además, confirmar la ocupación de esta zona de la villa ya en la Baja Edad Media. Hallamos estructuras de viviendas de época bajomedieval reutilizadas en épocas posteriores para sustentar construcciones. En definitiva, la actividad arqueólogica asociada a la renovación urbana del centro histórico, bien por la sustitución de servicios o bien en la construcción de nuevas edificaciones, contribuye a la investigación sobre cómo ha ido evolucionado la trama urbana de Petrer desde época romana hasta nuestros días.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios