Descendiendo el Barranc del Salt

Descendiendo el Barranc del Salt

Luis Villaplana, técnico catastral municipal y experto conocedor del término, nos presenta una ruta de 4 horas y media, con algún pasaje complicado, por la parte más al este del término, buscando un paisaje distinto.

El Hotel de Xorret de Catí, donde dejaremos el coche, es el punto de partida. Saldremos en dirección a su ermita, bajando por el antiguo nacimiento restaurado del Xorret en el área recreativa cercana al complejo. Atravesamos el valle en dirección al Carrascalet, que dejaremos a la izquierda, hasta llegar a la antigua era de la Ferrería, lugar donde antiguamente se herraban a las caballerías del valle.

Desde la Ferrería, cogemos el camino que nos dirige a la Foradá, por una antiguo paso pecuario conocido como la Colada del Estret. Al llegar a la vista del valle del Clot de Manyes, cogeremos a la derecha una senda que sale en dirección a la peña de la Foradá, lugar de escalada internacional.

Avanzamos dejando a la izquierda susodicha peña y cogeremos una senda muy bien trazada que, dejando a la izquierda el magnifico valle de L ´Alaig, nos lleva hasta la Casa del Trós, que no tiene pérdida pues está situada en un collado. Cuando arribemos a él, podremos contemplar el Bancal de la Misa, uno de los enclaves de paisaje más salvaje de Petrer.

Personalmente, y buscando un tercer paso de comunicación entre Petrer y Agost (los otros serían el Racó Xolí y el Estret de Agost), siempre he tenido curiosidad por conocer el barranco (el Barranc del Salt) al que se accede desde el Bancal de la Misa, y que se encuentra entre la Peña del Xaquetó y la Peña del Salt.

Así que, tras atravesar un camino, iniciamos el descenso desde el mismo Bancal de la Misa. Al principio el barranco llanea suavemente y encontramos un pequeño nacimiento, a modo de manantial intermitente que surge después de periodos de abundantes lluvias. Al poco, no obstante, entraremos en pleno descenso libre por el Barranco del Salt, con algunos saltos muy abruptos en los que un resbalón puede ser peligroso. Nosotros bajamos a pelo, pero para minimizar riesgos es mejor ir equipado.

En todo caso, el descenso ha de realizarse pausadamente, evaluando los movimientos y buscando los agarres de pies y manos en las rocas que nos permitan ir bajando con un peligro controlable. No todo el barranco tiene descensos tan pronunciados y en nuestro caminar por él disfrutaremos también mientras vamos sorteando “tolls” de gran tamaño, por los que corre el agua prácticamente todo el año, manteniendo en nuestro horizonte visual el amplio campo agrícola de Agost.

Cuando lleguemos al fondo del Barranc, que a partir de aquí comienza a llamarse Barranc dels Fontanars, seguimos por su lecho hasta encontrarnos con un antiguo camino que cruza la rambla. En este punto nos desviaremos de nuestra ruta con el fin de visitar el humedal más importante de Petrer: la charca dels Fontanars. Para ello cogeremos el citado camino en dirección oeste (a la izquierda), hasta llegar unos trescientos metros después a una pista asfaltada (de la fallida urbanización del Palomaret).

Continuamos unos metros por la pista hasta encontrar a la derecha un pequeño ensanche, donde aparcaría perfectamente un coche. Justo en ese punto, pero en la margen contraria, sale una pequeña senda que tras cruzar en descenso un par de bancales nos lleva a encontrarnos de bruces con la charca dels Fontanars. Disfrutando de este atípico paisaje tomaremos un almuerzo. Desandaremos después nuestros últimos paso para retomar el camino que habíamos dejado y acometiéndolo ahora en dirección este, con vistas al Estret d’Agost.

Continuamos por el camino hasta llegar a una rambla que atravesaremos para ascender por un pequeña senda hasta coger el antiguo camino de Petrer a Agost por Catí, que nos llevará hasta el Estret d’Agost. Inmediatamente antes de entrar al Estret, en un pequeño barranco a la derecha, podemos visitar la Casa del Estret, actualmente en ruinas, pero que debió ser, aunque sólo sea por su posición en encrucijada de varios caminos, un enclave importante.

Volvemos al Estret y tomamos dirección a la Casa de les Coves, dejando a la izquierda una umbría muy frondosa (Racó del Caputxí). Continuamos por el antiguo camino de Catí con Agost, en ascenso. Pronto estaremos en el Clot de Les Manyes, que atravesaremos, pasando por un largo abancalamiento en buen estado (Plans del Camí d’Agost).

Llegaremos a la Foradá y dejando a la Casa de la Foradá a la izquierda proseguiremos en dirección Catí, siguiendo el camino de la Colada de l’Estret. Este camino lo culminamos en el Collado de la Foradá, lugar que ya habíamos visitado y del que volveremos otra vez al hotel de Catí.

0 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

0 comentarios