Solidaritat en vespres de Setmana Santa

La figura de Cristo. No es ajena a las corrientes y debates teológicos de antaño, como tampoco al campo humanístico y creativo. La cristología tradicional pudo quedar truncada por una teología que, con el evangelio en mano, aconsejaba adaptarse a los nuevos tiempos.

 Queda lejos una ciencia postconciliadora que encerraba el mensaje de Dios en estructura funcional para tranquilizar, sosegar o eximir el pensamiento por asociaciones de palabras. La reacción sobre esta concepción del cristianismo y -de la cristología que de ella se deriva- puede contrastar con la lectura de ciertos pasajes de la Semana Santa. Desde la perspectiva del creyente o no, interpela contra cualquier supuesta autoridad o refugio acomodaticio:

Ningú pot carregar amb la seua creu
si no porta la creu dels seus germàns,
i dant eixa inmensa creu que arrossega
el món tenim que ser solidaris.
   
Jesús de Nazaret. Sin duda alguna fue el gran solidario de la historia. Tal vez, por ese motivo se recuerda su muerte y resurrección en días tan señalados. La Semana Santa parece seguir el ejemplo de que sea la única arma con que se consigue que el sentimiento supere al odio, la luz evasione las sombras, el humilde frene la soberbia y la paz conquiste la guerra en protección.

Un mundo injustificable es que sea la única moneda de cambio, la discriminación pretenda ser ley y el dolor active zarpazos sobre las espaldas de los más necesitados, como la cruz de la corrupción o la corona de espinos que desprotege los servicios sociales. Conviene alejarse de individualismos y es ineludible ser, ante todo, solidarios. Nada aconseja ir al aislamiento y dejar de lado las precariedades del mundo.

Para entrar en el camino de la adhesión se precisa valor y no acomodo, olvidarse del egoísmo para pensar también en los demás. Las sonrisas pueden ganar batallas; los abrazos potenciar la verdad o los saludos alegrar la vida. Entonces los valores de superación, compromiso y sentido de pertenencia se recogen en la poesía universal:

Fan falta redemptors
i sobren oportunistes:
la veritat es del que lluita
i no dels conformistes.
    
Teatre solidari. Distintos colectivos culturales como el Grupo Arenal Teatro que con esfuerzo y acertada ilusión recrearon en el Teatro Municipal Cervantes de Petrer, la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, obra original de Enrique Zunel. Citamos el alto nivel interpretativo, apropiado realismo y maquillaje.

Es digno de comentar los aderezos de Manuel Moll Maestre y la dirección de Sebastián Tenés Cantos. El pasado año 2017, se representó como recurso económico para arreglar la fachada de la Asociación de Amas de Casa, que fue la agrupación petrerense que la puso en escena. Y este año, 2018, en las tardes del sábado 17 y el domingo 18 de marzo, en solidaridad con Sense Barreres vuelve a recrearse tan interesante obra, avalada por las dotes y maestría de sus intérpretes.

1387 COMENTARIOS

Escribe un comentario

    Tu email no será publicado. Campos requeridos marcados con *

    Cancel reply

1387 comentarios